Viviendas EN VENTA: por qué no conviene hacer fotos de las estancias vacías

Artículo escrito por Sachi Serrano, directora de La Diseñoteca Home Staging & Interiors para Idealista News.

Los agentes inmobiliarios y los propietarios de viviendas están acostumbrados a oír pegas por parte del posible comprador del tipo: "en este dormitorio no me cabe un armario", "no voy a tener espacio suficiente para una mesa de comedor grande", o "tendríamos que tirar este tabique y ampliar la habitación" cuando visitan un inmueble a la venta. Las viviendas desprovistas de muebles provocan cierta desolación en el que las  ve, y no precisamente por culpa de la vivienda en sí. En este artículo exploraremos los inconvenientes que presentan las viviendas vacías y os mostraremos simultáneamente cómo podemos amueblarlas de manera rápida y sencilla con unos vídeos making of de home staging.

Habitación ambientada como un estudio con mobiliario y decoración de cartón.

 

1. El indeseable efecto de empequeñecer

Una habitación vacía son cuatro paredes y un techo que poco nos dicen sobre sus dimensiones. El ojo humano necesita referencias para hacerse una idea de las proporciones, y los muebles y decoración son imprescindibles en este sentido. Además, cuando se trata de espacios como el salón, donde nos tienen que caber muebles tan voluminosos como los sofás, los aparadores o la mesa de comedor, o el dormitorio, que si no tiene armario empotrado hay que meterle uno, la preocupación aumenta.

Salón comedor amueblado con mobiliario de cartón y ambientado con textiles y decoración.

Por otro lado, las fotos de habitaciones vacías en los portales inmobiliarios de Internet no nos dicen nada, hasta el punto de que muchas veces no sabemos si lo que estamos viendo es un dormitorio o el salón.

Por mucho que tengamos buen ojo os sorprenderá ver cuánto cambia nuestra percepción en cuanto la vemos amueblada. Os lanzo la pregunta, ¿era la habitación pequeña o es que la veíamos más pequeña sin muebles?

Dormitorio amueblado con armario, escritorio y cama de cartón.

 

2. Se vende un hogar, no un inmueble

La compra de una vivienda es un paso importante en la vida de muchas personas, que no compran cuatro paredes y un techo sino su futuro hogar. Por tanto, hay una carga emotiva que no debemos obviar cuando presentamos un inmueble a la venta. Y en este sentido las viviendas vacías resultan desoladoras, frías y poco acogedoras, hasta tal punto que mucha gente tiene dificultad a la hora de imaginarse viviendo allí. La labor del home staging consiste precisamente en tender un puente entre la vivienda a la venta y el futuro hogar del comprador, insinuando con el atrezo y la decoración una vida alegre, familiar y apacible.

Hacer un inmueble acogedor es fundamental a la hora de gustar y en definitiva, de vender.

 

3. Cómo amueblar de forma rápida y económica

Los home stager o profesionales del home staging se dedican precisamente a esto: amueblar de manera efectiva y rápida un inmueble desprovisto completamente de muebles o con algunos de ellos para la puesta en escena. Sea uno u otro el caso, el objetivo siempre será el mismo: lograr el efecto hogareño deseado. Hay numerosas formas de hacerlo, ya sea reutilizando, reubicando o incluso transformando algunos de los muebles o enseres de la vivienda, y combinándolos con elementos decorativos y textiles, o bien amueblando completamente las habitaciones con mobiliario de cartón específico para home staging. Cada caso requerirá algo diferente.

Para terminar, os dejamos este vídeo en el que veréis cómo transformamos un dormitorio vacío con unas tablas de madera, un colchón hinchable, unas mesillas de cartón, cortinas y colchas. ¡Esperamos que lo disfrutéis!

Qué hacer con la mascota durante la visita de un comprador a la casa

Muchas viviendas a la venta pertenecen a familias entre cuyos miembros se encuentran una o varias mascotas. Aunque la especie en sí puede variar de perro y gato a animales más exóticos, la cuestión de fondo es la misma: ¿Qué hago con mi mascota durante las visitas? Lo más aconsejable es que no esté presente en la vivienda y reparar los posibles daños en paredes, muebles o superficies que hayan podido causar las mascotas.

Read More

Se abre el telón: esto es lo que ven los compradores cuando visitan una casa

Se abre el telón...

Artículo escrito por Sachi Serrano, directora de La Diseñoteca Home Staging & Interiors para Idealista News.

Aparece un buró estilo francés de nogal tallado con motivos grecorromanos, guarda de bronce y remates de hoja de acanto. Sobre él se exhiben unas figurillas finísimas de porcelana y una colección de marcos de pan de oro con retratos de posados.

Se cierra el telón, ¿qué ves? Cualquier persona que entre en esta casa por primera vez dirigirá su mirada inmediatamente hacia el llamativo buró. Y esto está muy bien cuando las visitas que recibimos son de nuestros familiares y amigos, a los que queremos mostrar orgullosos nuestro estilo. Sin embargo, cuando se trata de recibir visitas de compradores potenciales, nos interesa llamar la atención sobre las posibilidades que nos brinda el espacio. El home staging no persigue decorar de un estilo u otro, sino ambientar para vender.

Moraleja: si nuestra casa debe gustar por su estilo estamos apañados.  Quizás pasen 37 visitas hasta que entre a la que le guste el estilo rococó. ¡Y todo por culpa de un buró!

 

Se encienden las luces…

Aparece una habitación mal iluminada y estrecha. La persiana, torcida, deja entrever unos cristales sucios por los que entra una luz tamizada. Una bombilla parpadeante pende del techo de la habitación, que salvo un viejo somier arrinconado frente a la ventana aparece completamente desprovista de mobiliario o decoración.

Se cierra el telón, ¿de qué película hablamos? Pues no, no es un plano de Cadena perpetua, sino el dormitorio de una vivienda vacía, que intuimos por el polvo acumulado, lleva mucho tiempo a la venta. A nadie se le escapa que las viviendas cerradas sufren deterioro y falta de mantenimiento. Además, si están vacías las fotos no nos dicen nada, no nos dan suficiente información sobre las habitaciones ni sobre sus dimensiones. Una actuación de home staging a tiempo te ahorra meses de venta infructuosa.

Moraleja: observa tu casa como lo haría un posible comprador, no como el propietario. Tú te conoces los espacios y los recuerdas con sus muebles y decoración, pero date cuenta de que los demás verán únicamente lo que les muestres, y juzgarán en base a ello.

 

Se levanta de nuevo el telón…

Aparece una mesa con cuatro sillas descolocadas. Sobre la mesa, la escena típica de después de una comida: vasos medio vacíos, platos sin recoger con restos de comida y migas de pan sobre el mantel.

Se cierra el telón, ¿dónde nos encontramos? Una vez más, no es el chiringuito de tu zona de veraneo, sino la cocina sin recoger del día antes de una visita inmobiliaria. Parece obvio señalar que antes de recibir la visita de un posible comprador hemos de recoger y limpiar a fondo la casa para producir una buena impresión. Hay que estar preparados porque un mal olor o la sensación de dejadez pueden echar atrás una posible venta.

Moraleja: nos encanta el pescaíto frito, pero nunca antes de una visita inmobiliaria. Guarda trastos, ordena, limpia, sube persianas y ventila. Gastarás unas horas, pero ahorrarás más tiempo de venta.

Luces, cámara… ¡arriba el telón!

Se abre la puerta y aparece una casa luminosa, espaciosa y con una frescura cautivadora. Según el anuncio la vivienda tiene más de 20 años de antigüedad, pero parece como nueva. Sus actuales propietarios deben de haberse gastado un dinero en reformarla y mantenerla. La entrada es amplia, da la bienvenida y no hay que ponerse de lado para pasar. El salón no es muy grande, pero tiene un ventanal con vistas magnífico. La cocina está en buen estado, y aunque el estilo de los armarios está un poco pasado, entra mucha luz y el espacio está bien aprovechado. Con una pequeña reforma se le puede sacar mucho partido. En el dormitorio caben todos los muebles de noche, y aun así sobra espacio para un pequeño escritorio junto a la ventana. Creo que es lo que buscaba, me veo viviendo aquí por muchos años…

IMG_0030-HDR(1).jpg

Moraleja: como cualquier producto a la venta, la presentación del inmueble es un factor clave y hará que posibles inconvenientes se minimicen contrarrestados con muchas otras virtudes. El propósito del home staging no es más que preparar para vender, ayudar a las visitas a visualizar su futuro hogar. Puedes contratar a un profesional por tu zona, o si eres apañado, puedes hacerlo tú mismo. Acelerarás los tiempos de venta y sin necesidad de rebajas de precio. Todo un win-win.

Cinco errores que se comenten al hacer home staging (propietarios y agencias)

Cuidar con mimo los espacios que van a visitar los posibles compradores tiene una ventaja impepinable: te ayudará a vender más rápido y a revalorizar la vivienda. Limpiar y despejar son los dos puntos más básicos: no nos cuestan apenas dinero y la mejora es muy notable. Pero si de verdad estamos decididos a hacer el home staging nosotros mismos, debemos dedicarle tiempo y algo de dinero. En este artículo os vamos a alertar de algunos posibles errores que no debéis cometer cuando hagáis home staging por vuestra cuenta.

 

1. Las reformas no son siempre un valor añadido

Para gustos los colores, y de todo hay en la viña del señor.  Mientras algunos piensan que porque han reformado la cocina recientemente de pistacho o pintado las paredes de su color favorito esto le da un valor añadido a la vivienda, puede que no sea el caso. Si el estilo es muy llamativo y personal (y esto no es una crítica), puede echar para atrás a mucha gente. Debemos ser conscientes de ello para no caer en nuestro propio mundo subjetivo. En la medida de lo posible, intentaremos neutralizar colores y estilos para agradar a cuanta más gente mejor.

 

2. Dejar enseres personales a la vista

A nadie le gusta ver la intimidad de otros cuando van a la búsqueda de su nuevo hogar. Es difícil imaginarse a uno mismo con su familia o con su gato en el sofá si el salón está lleno de recuerdos familiares. Para hacer los espacios más atractivos, retiraremos todos los enseres personales a la vista, ya sean cepillos de dientes o fotos familiares. La regla número uno es que no te equivocarás teniendo menos, pero sí te equivocarás al tener más. Si no tenemos trastero, alquilar uno es una buenísima opción. El ojo se distrae fácilmente hacia los objetos y los colores, pero a la hora de vender un innmueble tenemos que darle protagonismo a los espacios. 

 

3. Vaciar por completo la vivienda

Si bien es cierto que un despeje a tiempo nos ayuda a visualizar mejor los espacios, no debemos incurrir en el error de dejar la vivienda completamente desprovista de muebles y decoración. Los compradores tienden a pensar que la habitación es más pequeña de lo que es y que no les cabrán las cosas. Es imprescindible añadir un mínimo de mobiliario para mostrar las dimensiones y atrezar con algo de decoración para darle vida.

 

4. Vender la vivienda con muebles como si fuera un plus

Se tiene que dar la circunstacia de que el comprador interesado tenga los mismos gustos estéticos que nosotros para que venderle la vivienda con muebles le resulte un beneficio más que un engorro. ¿Es esto fácil? Pues no. En la mayoría de los casos el propietario tiene sus motivos para dejar atrás los muebles: son el conjunto completo que costó en su día un millón de pesetas pero que está anticuado, no se los puede llevar por motivos de logística, o simplemente se ha cansado de ellos. Dejarle el muerto a otro y vendérselo como un valor añadido puede hacernos parecer de poco fiar.

AntesyDespues Manuel Merino_dorm.png
 

5. No ventilar lo suficiente

La vivienda no debe oler a nada. Si hay un olor peculiar, no debemos tratar de enmascararlo con otro más fuerte ya sean esencias o ambientadores. Es mucho más efectivo deshacerse del olor. Ciertos tufos como los de las cocinas se pueden eliminar con un antigrasas; para otros como el tabaco hay que actuar con una limpieza más profunda. El olor a casa recién pintada puede ser una muy buena solución porque además de eliminar olores impregnados, da sensación de nuevo.

Pues ya lo veis, éstos son cinco errores muy comunes que encontramos cuando visitamos las viviendas. ¡No los cometáis vosotros! 

Por qué merece la pena invertir en "home staging"

Mucha gente ha oído hablar de home staging, pero todavía hoy hay ideas preconcebidas y estrategias de venta poco fructíferas que se alejan del propósito básico: la venta rápida al mejor precio. Cuando hablo de este tipo de estrategias me refiero a utilizar el home staging como último recurso. La dinámica es típicamente la siguiente, en este orden: probar a ver si la vivienda se vende tal cual está, dejar pasar unos meses sin éxito, bajarle un pico el precio, y finalmente, como nada de lo anterior ha funcionado, llamarnos para ver qué podemos hacer. No estoy diciendo que el home staging como último recurso no funcione, pero ¿y el tiempo y el dinero que hemos perdido antes?

Una inversión a tiempo ahorra tiempo y dinero

Las primeras semanas en el mercado son absolutamente cruciales. Las novedades en los portales y escaparates inmobiliarios generan un mayor interés que las que llevan ya un tiempo ahí. Sabemos que una vez que un comprador potencial ha visto la vivienda por primera vez y no le ha convencido será muy difícil que vuelva para una segunda visita. Por el contraro, si la vivienda luce impecable desde el comienzo, creará una sensación de urgencia entre los posibles compradores, dándole ventaja sobre la competencia. Preparar antes de lanzar el inmueble a la venta es una estrategia de márketing efectiva y eficiente. El impacto es mucho mayor, y por otro lado la inversión siempre será mucho menor que la bajada de precio del inmueble tras meses  infructuosos.

IMG_05021.jpg

El beneficio es mutuo

La estrategia de preparar una casa para su venta antes de lanzarla al mercado es todo un win-win, tanto para el propietario como para el comprador. El primero persigue atraer la atención del mayor número de compradores potenciales posible, que la visiten y que se venda cuanto antes y al mejor precio; el comprador busca una casa que le enamore, que esté dispuesto a comprar y en la que pueda ver reflejado su futuro hogar. El home staging ayuda a cerrar la brecha entre el vendedor y el comprador, creando la oportunidad perfecta para ambos.