Qué hacer con la mascota durante la visita de un comprador a la casa

Artículo escrito por Sachi Serrano, directora de La Diseñoteca Home Staging & Interiors para Idealista News.

Muchas viviendas a la venta pertenecen a familias entre cuyos miembros se encuentran una o varias mascotas. Aunque la especie en sí puede variar de perro y gato a animales más exóticos, la cuestión de fondo es la misma: ¿Qué hago con mi mascota durante las visitas? Lo más aconsejable es que no esté presente en la vivienda y reparar los posibles daños en paredes, muebles o superficies que hayan podido causar las mascotas.

dog-2785074_1920.jpg

 

Lo primero, la seguridad de nuestra mascota

Como amantes de los animales y cómo no de nuestra mascota, lo primero que tenemos que tener en cuenta es su propia seguridad. Por lo que a ellos respecta ése sigue siendo su hogar y por tanto, se pueden sentir cohibidos o incluso asustados ante la presencia de gente extraña a la familia. Veamos algunas posibles reacciones de nuestras mascotas ante la visita de compradores potenciales:

1. Nuestro gato le tiende una emboscada a la visita: sale de detrás de la puerta con su cabellera erizada y se lanza sobre el comprador potencial con sus uñas bien afiladas.

2. Nuestro pequeño chihuahua se desgañita ladrándoles a estos invasores del hogar que casi lo pisan.

chihuahua-453063_1920.jpg

3. Nuestros cariñosos Boxers no saben de qué otra manera demostrar su alegría más que saltándole encima al comprador potencial para darle la bienvenida.

pexels-photo-850602.jpeg

Seguro que se os ocurren muchas otras formas de las que podría reaccionar vuestra querida mascota. 

 

Lo segundo (y no menos importante), la comodidad del comprador potencial

Así como hay reacciones tan diversas como mascotas en el mundo, nos encontraremos con compradores de todo lo habido y por haber: desde los que le tienen alergia al pelo de los gatos, fobia a los hámsters o miedo irracional a los chihuahuas hasta a los que simplemente no les gustan los animales. Aunque nos resulte incomprensible hay gente de toda, pero no nos podemos olvidar de que pese a todo, ellos pueden ser los que nos compren la casa.

cat-1903024_1920.jpg

Como hemos visto en los ejemplos, la presencia de mascotas y sus enseres (areneros, boles y sacos de comida, camas, cepillos, etc.) son una distracción innecesaria cuando recibimos la visita de personas interesadas en comprar.

Si tenemos un perro bastará con sacarlo a pasear mientras el agente enseña la vivienda. Si tenemos un gato, podemos llevarlo con nosotros en el transportín mientras hacemos tiempo visitando a un familiar o amigo. Si no tenemos otra opción, es recomendable tener al gato en el transportín durante la visita. Hay muchas soluciones posibles para evitar que nuestras mascotas se encuentren presentes mientras se enseña la casa.

Igualmente importante es reparar los posibles daños en paredes, muebles y superficies que haya podido causar nuestro compañero peludo y ventilar muy bien la vivienda.

Vender una casa donde viven mascotas puede resultar algo más complicado de lo habitual, pero con un poco de preparación previa no será problema alguno.