Cómo transformar el aspecto de una cocina vieja con pintura

Hoy os vamos a mostrar qué pasos dimos para convertir una cocina anticuada y oscura en otra luminosa y espaciosa. La vivienda estaba a la venta, pero su aspecto echaba para atrás a muchos compradores. El home staging que le hicimos a la cocina fue clave a la hora de conseguir venderla. ¡Y todo gracias a unas manos de pintura!

El mayor atractivo de esta cocina era su amplitud. Sin embargo, lo primero que uno pensaba al entrar en ella era la pedazo de reforma en la que tendría que meterse. Se trataba de una cocina con carpintería de madera hecha a medida, que en su día tuvo que ser muy costosa. Pero han pasado cuarenta años y los gustos han cambiado mucho. También nos enfrentábamos al problema de la oscuridad, ya que la única entrada de luz natural era a través del cristal carglass del cuarto lavadero, que a su vez daba a un patio interior. El tono marrón oscuro de los armarios de la cocina tampoco contribuía a hacer rebotar la luz.

Empezamos por los armarios, que lijamos y preparamos con una mano de imprimación y otra de pintura blanca. Esta parte fue la más trabajosa, ya que había mucha superficie y recovecos que pintar. Pero el resultado era ya notable tras la primera mano. Después continuamos con el alicatado, para el que escogimos un gris neutro que cubriera el color crema y el azul de los azulejos existentes. Fue suficiente con dos manos de pintura especial para azulejos, que no requiere de imprimación previa. Eso sí, tuvimos que limpar antes la superficie de restos de grasa con un poco de alcohol.

Si no habéis utilizado este recurso nunca, os lo recomiendo también para las baldosas del baño. Pero cuidado, no utilicéis pintura que no sea especial para azulejos ya que no agarrará bien y os dará problemas.

Por último, añadimos unas bombillas Edison sobre la península, una lámpara colgante en el techo, y algo de atrezo que aportara el chapoteo de color deseado.

Aunque la cocina está para reformar, definitivamente mereció la pena pintarla para mostrar todo su potencial. Tal y como estaba era difícil ver más allá de su estado de desgaste.

Pues ya lo habéis visto, la presentación es fundamental a la hora de vender. Si vuestra cocina o baño están un poco anticuados y queréis darles una mejor apariencia sin hacer obra, la pintura es un recurso económico, rápido y eficaz.