Las viviendas amuebladas suelen presentar características comunes: están sobrecargadas de decoración y mobiliario, necesitan pequeñas reparaciones, una mano de pintura y una decoración neutra.